Dice el dicho “hacienda no es tonta” y es que es así, y hoy en día es muy fácil programar sus ordenadores para que detecten aquellas incongruencias por las que “no les cuadran las cuentas”.

Por ejemplo:

  1. Perder dinero durante más de tres años. No es normal que un negocio pierda dinero durante más de 3 ejercicios, ¿de qué vive el titular?. Es verdad que en contadas ocasiones es cierto, y resulta el cónyuge tiene un buen empleo y están “aguantando” para ver si vienen tiempos mejores.
  2. Solicitar devolución de IRPF o IVA. A hacienda no le gusta devolver dinero, y cuando le pedimos que nos lo devuelva, lo normal es que quiera asegurarse que eso es así, por lo que lo más probables que nos regale con una comprobación limitada.
  3. Cruce de datos con los modelos trimestrales y anuales, e informativas, como el 347. Este nunca falla, en cuanto no cuadren hay comprobación segura.
  4. No declarar una subvención.
  5. El margen de beneficio no cuadra con su sector. Hacienda tiene información de la media del margen de beneficio que tienen los bares, peluquerías,… informar de una ganancia inferior a la media es objeto de inspección.
  6. Imputarse el titular del negocio un beneficio o nomina inferior a los de sus empleados.
  7. Solicitud del nif intracomunitario o inclusión en la devolución mensual del iva. Todas estas solicitudes son objeto de comprobación
Abrir chat
¡Contáctanos por Whatsapp!
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: